Estudios en ocho glaciares de las cuencas del Aconcagua, Maipo y Rapel determinaron que tenían 3,95 km cúbicos. El fin: saber de cuánta agua dispone la zona más poblada de Chile.

Un total de 3,95 kilómetros cúbicos de hielo, algo así como 10 parques metropolitanos (desde Bellavista a La Pirámide) son las reservas de agua de las que dispone la zona central del país gracias a sus glaciares, según un estudio inédito realizado por la Dirección General de Aguas del MOP y el Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECs). Su fin: conocer cuál es la cantidad disponible del vital líquido en el sector más poblado del país de cara a las sequías que se pronostican a futuro por el cambio climático. El trabajo, cuyos resultados finales fueron conocidos recientemente, se llevó a cabo durante cuatro meses del 2011, en tres cuencas y un total de ocho glaciares de la zona central: Aconcagua (glaciar Monos de Agua), Maipo (Juncal Sur, Olivares Beta, Olivares Alfa, Olivares Gamma) y Rapel (Cipreses, Palomo y Cortaderal). La ejecución del proyecto estuvo a cargo del CECs,y tuvo un costo de $ 80 millones. Gonzalo Barcaza, jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la DGA, dijo que se trata de mediciones directas e inéditas que constituirán información base para determinar la evolución futura de los glaciares. “En términos coloquiales es como saber cuánta plata tienes en el banco. Los glaciares seleccionados no tenían este tipo de estudios, además, se apuntó a glaciares grandes y representativos”, acotó. El propósito de realizar esta medición en la zona central obedece a que es el área que concentra la mayor cantidad de habitantes del país y ,por lo tanto, “se necesita tener claridad respecto de las reservas de agua que existen”, asegura Barcaza. A través de estos y otros estudios es posible conocer el “stock” de agua en forma de hielo, lo cual es fundamental, debido a que el abastecimiento hídrico en la zona central, para todos los usos, proviene de estas cuencas. “Es muy importante cuantificar los volúmenes de hielo existentes y medir la evolución de la descarga de agua en cuencas altamente glaciarizadas. Estos y otros estudios apuntan a entender la contribución hídrica de los glaciares a la escorrentía superficial”, indicó. El experto dice que los datos seran fundamentales, pensando en escenarios de cambio climático, con menos precipitaciones y mayores temperaturas -y por ende sequías-, donde el agua proveniente del derretimiento glaciar sería gravitante para los valles centrales. Una vez completados los datos de las principales cuencas en la zona central, el estudio de volumen de los glaciares se repetirá cada cinco años, de manera de poder medir cambios y, así, calcular tendencias. Además, se podría pensar en sentar las bases para calcular el tiempo que podrían durar estos glaciares, a partir de la tasa de derretimiento y el espesor de éstos. “Lo complejo es modelar el balance de masa futuro del glaciar, ya que el derretimiento no es lineal, es decir, el mismo factor cada año”, dijo Barcaza. El trabajo de estimar existencias hídricas en forma de hielo continuará en el segundo semestre de 2012 en otros glaciares de la Región Metropolitana, específicamente en las cuencas del Maipo y del Yeso. Fuente: Diario La Tercera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s